Nos encanta Colorets. Como es nuestro primer año y no sabíamos a qué centro llevar a nuestra hija estuvimos viendo algunos. Lo que nos decidió (por si ayuda a algunos papás) fue no solo el “boca a boca” que se puede oír sobre Colorets, que ya decía lo bueno que es, sino que se le unía la experiencia, la cocina propia, además de unas instalaciones adecuadas (sin animales, ni cementó, ni viviendas múltiples alrededor, etc.).

Pero sobretodo la personalidad de Isabel, que genera honestidad y confianza. Estamos ahora convencidos de que fue la mejor elección. Ornella está feliz de ir a Colorets y sus papis tranquilos cuando ella está allí.

GRACIAS!!