Se aproxima el buen tiempo y con el cambio de hora los días son más largos y aumentan nuestras ganas de salir de casa tras el invierno y aprovechar los días al aire libre con nuestra familia, sobre todo si hay niños/as. Es buen momento para buscar diferentes actividades adecuadas y canalizar su desbordante energía: salir a pasear, al parque, a la playa, a la montaña, etc.

Lo niños y niñas repletos de energía saltan, corren y van de aquí para allá. Por eso nuestro mejor aliado con el buen tiempo puede ser el aire libre ya que pueden correr a sus anchas, subir y bajar por los toboganes, jugar a la pelota que puede hacerlo con otros niños o nosotros podemos jugar con él, utilizar triciclos, patinetes, etc. Todas estas actividades, además de ayudar en el desarrollo de su motricidad gruesa, ayuda también a “gastar” esa energía que tienen y como no, favorece a sus relaciones sociales al relacionarse con otros niños y niñas.

Además, los niños y bebés deberían estar en contacto con la naturaleza e interactuar con el entorno desde bien pequeños, porque los beneficios de jugar al aire libre son muchos.  Como hemos comentado anteriormente, no tiene por qué hacerlo solo, siempre es más beneficioso compartir juegos en familia.

A continuación, os detallamos algunos de los beneficios que obtenemos con el juego al aire libre:

  • Jugando en el campo, playa, etc realizamos ejercicio de modo que prevenimos la obesidad infantil, una enfermedad que cada vez afecta a más niños y niñas debido a nuestra sociedad cada vez más sedentaria que nos incita a pasar mucho tiempo  utilizando juegos de ordenador, videoconsolas, etc. Estas prácticas en la mayoría de los casos invitan al individualismo y dejamos de lado las actividades en grupo siendo éstas más recomendables.
  • El juego fuera de casa siempre va acompañado del factor “sorpresa” puesto que no podemos controlar todo aquello que nos rodea y esto favorece la imaginación y la creatividad.
  • El juego al aire libre provoca que los niños y niñas sean más autónomos e independientes. Esta es una herramienta muy importante ya que les ayuda a hacer frente a problemas y encontrar por sí mismos soluciones.
  • Como hemos comentado anteriormente, favorece las relaciones sociales entre iguales. Si se trata de niños/as tímidos, puede resultar un buen estímulo para desarrollarse en este campo.
  • Además de todos los beneficios que aporta al desarrollo de los niños y niñas, es una buena forma de unión familiar. Por medio del juego se pueden crear los mejores recuerdos de momentos inolvidables en familia, y nos puede servir también como herramienta de aprendizaje.

Como hemos visto salir al exterior es bueno en muchos aspectos ya que nos ofrece gran variedad de actividades que podemos realizar, y es bueno para despejarnos tanto ellos como nosotros, pues pasamos la mayoría del tiempo en espacios cerrados y sin suficientes momentos de descanso durante la jornada. Además, es una buena oportunidad para dedicarles nuestro tiempo y atención.

 

DANI ROJAS ~ Educador C.E.I. Colorets